Biblioteca del S.XX a bloglibrary del S.XXI

Nos gustaría contar con tus ideas, sugerencias, opiniones...

¿Biblioteca del s.XX o bloglibrary?
¿Qué cambia? ¿Cuáles serían las nuevas normas?¿Qué posibilidades nos ofrece la Red?¿Qué inconvenientes?¿Sólo para un centro educativo concreto?...
En la BIBLIOTECA se adquiere cultura.


En el BLOGLIBRARY se construye una nueva cultura con la ayuda de los habitantes de la ALDEA GLOBAL


jueves, 7 de mayo de 2009

¿Un embajador o un escritor?



Que el Embajador de España en Londres asista a un acto en el Instituto es algo oficial, y aunque no frecuente, de ritual protocolario. Pero...¿puede un escritor sentarse en un ambiente tan mágico como el de nuestra Biblioteca del SXX y hablar con un discurso cercano, divertido, amigable, sin verdades totalitarias, absolutas e incuestionables? Pues si puede y puede además hacerlo con cualidades sociales mas propias de un ciudadano del SXXI que las del SXX en el que nació. Un ciudadano adulto que comparte, sus vivencias sin dogmatismos y que regala cuestiones mas que sentencias, con unos alumnos a punto de abandonar el instituto y que ya deben empezar a realizar opciones de vida, de futuro...
Ese escritor tiene un nombre y un perfil literario Carles Casajuana.
Hoy, doña Díriga solo comenta la noticia. Otro día, cuando de nuevo se haga el silencio en la Biblioteca del SXX...entonces aparecerá una reflexión en la Biblioteca del SXXI, la que perdura mas allá del aquí y del ahora

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Dona Diriga, somos Marc, Miguel y César estamos de acuerdo con todas las reglas el blog se llama:
www.cronicasdeanimales.blogspot.com

De Miguel César y yo.

gracias

Anónimo dijo...

Hola,soy Ainara. Solo me gustaria deirte que ya he cambiado el blog y ya se pueden dejar comentarios!

profesores dijo...

El blog ya esta enlazado debajo del de Ainara.
En los dos blogs, doña Díriga ha dejado su comentario.
Muchas gracias, Ainara, Marc, Cesar y Miguel por vuestro trabajo que sirve para animar a vuestros compañeros a que nos hablen de sus aficiones.
Doña Díriga