Biblioteca del S.XX a bloglibrary del S.XXI

Nos gustaría contar con tus ideas, sugerencias, opiniones...

¿Biblioteca del s.XX o bloglibrary?
¿Qué cambia? ¿Cuáles serían las nuevas normas?¿Qué posibilidades nos ofrece la Red?¿Qué inconvenientes?¿Sólo para un centro educativo concreto?...
En la BIBLIOTECA se adquiere cultura.


En el BLOGLIBRARY se construye una nueva cultura con la ayuda de los habitantes de la ALDEA GLOBAL


miércoles, 21 de abril de 2010

Con la E de ELCHE, nos llega un mensaje al personaje

Un te letrado e ilustrado Llevaba  mucho tiempo sin tomar mi té de las cinco, cosa muy normal por otra parte viviendo  en España. Pero, hoy, me he tomado un té que me ha sabido a besos, a quesos, a osos, a posos, a pecosos, a morosos , a mocosos, a a a ………..bueno las lista sería interminable  como interminables son las historias, relatos y chascarrillos que he vivido y me ha contado mi compañera e invitada en el té de esta tarde , MI QUERIDA AMIGA DOÑA DIRIGA.

Doña Díriga, Dáriga,  Dóriga  supone para mí el reencuentro con la fantasía, la alegría, la homeopatía y la mejor de las pedagogías. Acompañar a Doña Díriga en una de sus aventuras, desventuras, manicuras,  locuras y lecturas, supone embarcarte en un mundo lleno de hermosos sustantivos, bellas comparaciones, elegantes adjetivos, verbos juguetones e inquietas preposiciones que nos adentran en mundos terroríficos, maléficos, lúdicos, principescos, animalarios, mágicos con la sana intención de que nos enamoremos de esos preciados objetos que son los LIBROS.  Libros para los que ríen, libros para los que lloran, libros para los que sueñan, libros para personajes soñados, libros para los que adivinan, libros para los adivinados, libros para los que aman y libros para los amados.

En fin, que en el mundo de mi amiga Doña Díriga, Dáriga,  Dóriga  tienen cabida todos los libros y muchos más. Por eso os animo a que entréis en su blog y disfrutéis de su imaginación, sifón, o de su fantasía, Sofía, y seguro, seguro que no os arrepentiréis.                      
 Manuel Fernández