Biblioteca del S.XX a bloglibrary del S.XXI

Nos gustaría contar con tus ideas, sugerencias, opiniones...

¿Biblioteca del s.XX o bloglibrary?
¿Qué cambia? ¿Cuáles serían las nuevas normas?¿Qué posibilidades nos ofrece la Red?¿Qué inconvenientes?¿Sólo para un centro educativo concreto?...
En la BIBLIOTECA se adquiere cultura.


En el BLOGLIBRARY se construye una nueva cultura con la ayuda de los habitantes de la ALDEA GLOBAL


domingo, 27 de junio de 2010

Lo que cambia la educación

¿Os acordáis de la librera que nos regaló su autorretrato lector? 
Sí, Isabel, la de la Librería Cultura de Las Rozas.
Hoy, nos ayuda a entender, en primera persona, como ha cambiado la educación en España y como la educación que se adquiere en los libros cambia la vida. 
Ahora esta jubilada y decidió que era el tiempo de acudir  a la Universidad.
Un día, empezó a escribir en un papel esto que ahora comparte y lo dejó en el fondo de un cajón...
Doña Díriga ...no se si te servirá para algo pero lo quería compartir contigo...¿me das permiso para publicarlo en el blog?...nada me podría gustar más que compartirlo. 
Aquí esta una reflexión que ayuda a entender que existe ilusión en el futuro y compromiso con el cambio, ahora.
SUEÑOS Y EXPERIENCIAS DE UNA UNIVERSITARIA TARDIA
Capítulo 150 pesetas y unos calcetines

A falta de 3 meses para la Navidad de mi 14 cumpleaños (sí, era el 25 de diciembre, siempre he sido muy ahorradora en celebraciones), mi familia me sorprendió con una noticia de lo más inesperada: ¡Empezar a trabajar como auxiliar administrativa en una empresa siderúrgica!

-No puedo-les dije muy convencida.-Yo quiero ir a la Universidad. Si hasta me han dado una beca por mis buenas notas.

Se quedaron mirándome tan serios que me asusté. Recé porque estuvieran de broma, pero no. Mi padre estaba enfermo, las circunstancias eran las que eran y por primera vez, la vida me cerró una puerta en las narices. 

Pasé unos días muy triste, intentando aplacar el espíritu rebelde que se revolvía en mi tripa contra mi “destino”. No podía con él, así que tomé una decisión. Si bien no podría estudiar, al menos trabajaría con lo que más me gustaba en el mundo: los libros.

Todos los días buscaba como loca en las demandas laborales el nombre de alguna editorial o una librería. ¿Cuánto tiempo creéis que se tarda en encontrar una aguja en un pajar? ¿Toda la vida? No si se busca con pasión. Yo encontré la mía en tan sólo 15 días:

Ediciones Omega: se requiere administrativa.

¡No podía creerlo! Mis ojos se iluminaron al ver ese anuncio de tal forma que el faro de Alejandría habría parecido una cerilla a mi lado.

No lo pensé ni un minuto y eché a correr por toda Barcelona hasta llegar a la editorial, en la calle Casanova 220. Quería ese trabajo, así que me lancé y solicité una entrevista directamente con el dueño: El Sr. Paricio. Tras unas cuantas preguntas sobre mi formación, experiencia, etc, me ofreció un sueldo de 450 pts, que en el año 1956 no estaba nada mal, pero ¡desgracia para mi! Eran 50 pts menos de lo que ganaba en la aburrida siderurgia y, obviamente, mi padre no iba a consentir el cambio.

Sugerí, rogué, imploré, supliqué al Sr. Paricio que me proporcionara la manera de ganarme las 50 pts de diferencia, haciendo más horas, trabajando los domingos, limpiando la oficina, llevándole los trajes a la tintorería... Lo que fuera, pero que me permitieran en casa cambiar de trabajo. Se quedó pensativo unos minutos en los que perdí la esperanza. Y le convencí.

25 años más tarde, en México, en una reunión a la que acudí ya como directora de una editorial, volví a encontrarme con el Sr. Paricio. Me contó que había visto tanto deseo en mi petición que casi estuvo convencido, pero que cuando vio que aún llevaba calcetines, terminó por decidirse.

Y así fue como la vida me abrió por primera vez una ventana, desde la que tenía una vista tan alucinante que me daban ganas de vivir. Los cuatro años que trabajé en Omega fueron para mí una aventura maravillosa, llena de historias apasionantes, como mi primer amor, tan importante que mantuve durante quince años...platónicamente, claro. Pero ya os las iré contando.

CAPITULO 2:      El tiovivo de Lara.

La editorial estaba a dos calles del Hospital Clínico donde ingresaban a mi padre a menudo, pero al menos podía visitarle todos los días al salir de la oficina. Allí conocí a Lara, la mejor enfermera-jefe que un paciente y sus familiares pudieran soñar. Nos hicimos amigas enseguida, me ayudaba a cuidar a mi padre y yo a ella a otros enfermos, y me dejaba colarme en el mirador elevado del quirófano para asistir a las operaciones que realizaban los cirujanos, como una estudiante de medicina más. Pero esto no era lo mejor.

 Solía hacer coincidir el final de su turno con mi salida y cogíamos un tranvía circular que daba la vuelta a Barcelona desde el puerto hasta los pies del Tibidabo. Era como un tiovivo gigante. Cuando teníamos tiempo, sábados y domingos, me invitaba a un café con leche  y un San Jorge, un pastel de nata y chocolate que me sabía a risas y confidencias. Luego subíamos al tranvía y dábamos varias vueltas a Barcelona hablando de miles de cosas.

Al escribirle a Isabel y contarle que había salido a la Red su boceto de no se sabe qué...Ha contestado esto
Querida doña Díriga, ¡qué ilusión tener noticias tuyas de nuevo! 
El próximo miércoles 30 ¡¡¡ME GRADUO!!! qué risa me da... pero también que emoción... 
Hace un tiempo Oscar, mi hijo, me regaló una serie de textos cortos, para mí bellísimos, no sé si será pasión de madre y entre ellos hay uno directamente relacionado con la librería que como es cortito, te lo voy a transcribir para conocer tu opinión.

"Le hablas de un libro a una señora muy mayor y arrugadita, y a medida que tus labios van desenrrollando esa historia que a tí te parece maravillosa, ves como sus ojos se iluminan y ese pliegue que es su boca se expande y toda su cara es ya una gran arruga que resplandece y entonces empiezas a contar más y más historias, empiezas a desvelar los misterios fascinantes de todos los libros que conoces para que esa luz no se apague, para que esos ojos diminutos que beben tus palabras sigan mirándote y al final su mano se aferra a tu brazo para acercarte a esa boca que susurra "dime como te llamas..." y se lo dices y se lleva todos los libros que le caben en el carrito y promete volver a por más historias y la miras irse tan contenta, con todas las historias de amor que como promesas le has regalado"

Esta tarde voy con unos amigos a la Residencia de Estudiantes para celebrar el centenario de esa maravillosa institución con un concierto coral y luego una cena.
Imagino que conoces el lugar donde Juan Ramón Jiménez plantó un jardín de adelfas, romero, tomillo... y donde vivieron García Lorca, Buñuel, Dalí... en la calle Pinar. Me he sorprendido esta semana de tantas personas que desconocen este lugar mítico ya, hoy voy a enseñárselo a una escritora, directora de doblaje y su marido. No sé si recibís ahí el País dominical, pero el domingo pasado día 20 dedicaron un capítulo a la Residencia. Si no lo has leído te lo recomiendo, supongo que en la página web del País lo encontrarás.

Acabo de enviar los datos de tu blog a una gran amiga argentina, profesora en la Sun Valley University de Chicago, aunque ahora da clases de literatura iberoamericana a estudiantes de USA .Es una maravillosa maestra creativa en el mundo de los niños. Hace años trabajó conmigo en la ya desaparecida librería El Brocense y también colaboró en Cultura en algunos días de Andersen. Es todo un personaje interesante, te hablaré de ella cuando nos veamos, se llama Zulema Moret.


Hay otro tema que me gustaría hablar contigo. ¿tratais la violencia de género en las clases? tengo un libro cortito, de prosa poética escrito por una educadora social, Mada Alderete que se llama "LA CASA DE LA LLAVE" que me ha impactado. Otro asunto para hablar despacio cuando vengas ¿Cuándo será?
Mientras recibe un gran abrazo, Isabel
Esto es EMOCIÓN 2.0 y nueva cultura emergente ¿no? De nuestras charlas "cara a cara" a compartirlas en la Aldea Global.
¿Aisla Internet?¿fomenta valores? ¿establece relaciones personales?

No hay comentarios: