Biblioteca del S.XX a bloglibrary del S.XXI

Nos gustaría contar con tus ideas, sugerencias, opiniones...

¿Biblioteca del s.XX o bloglibrary?
¿Qué cambia? ¿Cuáles serían las nuevas normas?¿Qué posibilidades nos ofrece la Red?¿Qué inconvenientes?¿Sólo para un centro educativo concreto?...
En la BIBLIOTECA se adquiere cultura.


En el BLOGLIBRARY se construye una nueva cultura con la ayuda de los habitantes de la ALDEA GLOBAL


viernes, 2 de julio de 2010

El autorretrato lector antes del partido de mañana

A la atención de Doña Díriga:
Atendiendo a su petición es para mí un placer colaborar en esta causa. Espero que sea lo que usted me pedía. 
Un abrazo,

AUTORRETRATO LECTOR 
Nací en un pueblo del interior de Gran Canaria, donde los inviernos eran muy largos, fríos y lluviosos y justo al lado de una escuela rural. 
Estos dos elementos son los que configuran mi hábito lector y mi vocación por la enseñanza. El primero, porque obligaba a organizar el tiempo de ocio dentro del hogar, en torno a la familia, los libros, la lectura; el segundo, porque desde los tres años me llevaba la maestra a la escuela y me entretenía con libros de pocas imágenes y muchas letras, amarillentos ellos y muy usados que desprendían  un olor que, en ocasiones, aún recuerdo.
Aprendí a leer muy tempranamente (4 años), con mis padres y con el periódico de la tarde que cada día traían a casa. Es otro olor que permanence intacto en mi memoria. Fueron ellos, por tanto, mis primeros modelos lectores.
Siempre he sido muy curiosa y soñadora. Siento una necesidad voraz de estar documentada y de recrear mi imaginación. 
De mi infancia, recuerdo aquellos libros fantásticos, llenos de color, fantasía, magia e ilusión que alimentaban esta curiosidad y que me abrían una ventana a un mundo de sueños. A través de ellos, desarrollé mi imaginación y mi creatividad y crecían mis ansias de aprender.
Mis padres me inculcaron el sentido de la responsabilidad, del esfuerzo, del trabajo bien hecho; me enseñaron a respetar, a compartir y a solidarizarme con los más débiles. Mis profesores desarrollaron en mí la conciencia social y ciudadana. A través de ellos y de los libros realicé mis primeros viajes, encontré respuestas a muchos interrogantes, descubrí realidades que desconocía, amplié mis conocimientos académicos y me formé como profesional.
La educación me brindó la adquisición de un nuevo idioma que amplía mi horizonte cultural, social y de conocimiento y abre mis perspectivas de comunicación y formación.
Gracias a la educación y a la generosidad de las personas que me han acompañado en el proceso, hoy siento un placer enorme en mi función docente y en mi afición por la lectura.

No hay comentarios: